jueves, 18 de mayo de 2017

Diacciónario poético: Z


 
de zoo

Volver al nido húmedo de la tierra
gorrión apabullado de ser hombre,
demasiada chaqueta, oscuras las alas.

Tirar de nuevo los dados del ser y descubrir una playa distinta
los pedazos de este humano torpe naufragados,
expoliado su tesoro de juguete,
reconocer los pedazos nuevos,
ser eternidad en el paso del elefante,
memoria como ovillo sin un dios con tijeras.

O voltereta de serpiente en ríos y prados,

ser el relámpago dual de su lengua.

Ser topo y no sentir la ansiedad de hombre ahogado al buscar en la noche eterna bajo la tierra,
disfrutar la ceguera y el olfato con la sacudida de las tormentas.

Ser vertical,
rezar al dios sol con las ramas y buscarlo,
escalar el azul para que me saque del frío y me alimente.

Que el viento me ponga a bailar en el abrazo del otoño,
desnudarme y aguantar la respiración hasta el horizonte dúctil del verano.

Qué misterio,
qué perfil seré en mi aventura de volver a ser,
invocar las canicas de los niños y ser caballo, llevar en los ojos el brillo siempre de la infancia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario