viernes, 12 de mayo de 2017

Diacciónario poético: W

 
de Walden

 
Búfalo corriendo delante del espejo,
huyendo del olor a ceniza de los ojos sin viaje.

Búfalo cuerpo sin horarios, las mismas coordenadas que la ropa en el suelo de la tormenta.

Búfalo porque las crías humanas nacen con marcas para recortar el muñeco,
dejar fuera lo sucio,
el llanto de horizontes y barro.

Y será Walden donde aupar la ruina,
la propia y la del bosque seco,
hacer un agujero en el ruido
huir de la ciudad como quien siente al monstruo al otro lado de la puerta,
sentirse monstruo reflejado en los edificios de humo y soledad,
materias primas humanas que se transportan a los centros de procesado.

Walden,
el lugar necesario donde construir la palabra nacida del géiser del pecho.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario