viernes, 28 de abril de 2017

Diacciónario poético: O


de ombligo

redondez extrema, la mía, la de mi ombligo, soy poeta limpio como una canica, letra con tilde mayúscula, yo y mi yo y mi baile de ombligo. El mejor baile de ombligo es mi prosa poética, obvio.

Subo vídeos a instagram, la pelusilla de mi ombligo podría vencer al flequillo de Trump en una lucha a muerte, prepárate rubito, llega la nueva guerra fría.

Soy el nuevo Neruda, el nuevo Benedetti, el nuevo Bukowski. Todos juntos soy yo, coronado por mi ombligo como una corona abdominal que me designa como el mejor de los poetas vivos/muertos.

Para ser poeta hoy hay que hacer flexiones de ego, uno-dos, uno-dos, tener bíceps protuberantes, diálogo circular de uno mismo con su cámara del móvil.

Veo el mundo a través del ombligo. Por que yo lo valgo mucho más que tú, poeta social y sin ombliego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario