miércoles, 19 de abril de 2017

Diacciónario poético: I


de incrédulo

el que en cada mano propia ve una península, una melena diminuta y no una parte de la manada, el porcentaje propio de humanidad, la mitad de un acuerdo. El incrédulo duerme mejor, en guardia, tres cerrojos en cada ojo, pero nadie abre los poros al fondo del negro, lo oscuro, el perfume de la realidad que es lo posible.

Será incrédulo el que haga fotos de cada paso, recordar cada paisaje por si se deshace la cuerda de nudos que es la memoria. Apuntalar los desagües donde corren las lágrimas inevitables. La pobreza de lo certero.

Solo cuenta las monedas. Desecha los brotes entre ladrillos y solamente cuenta las monedas. Cada grieta es un error de cálculo, confía en los mapas mudos y exactos y le da urticaria enfrentarse a una selva fértil sin caminos.

Incrédulo el que busca hacer pie en cada beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario