jueves, 12 de noviembre de 2015

¡Qué bonita está Madrid esta noche!


Compañeros,
sabemos que nuestro camino hacia el amor está lleno de vacío,
que solo hemos dado un pequeño paso en el camino de la libertad,
y también sabemos que la casta de la distancia tiene más medios
más dinero,
más mecanismos para la tristeza,
pero nosotros tenemos más ganas.

En la noche de hoy me acuerdo de cada uno de vosotros,
de todas aquellas partes  del cuerpo que se han quedado sin su abrazo,
a todos los órganos que pasan hambre,
a los labios, las manos, el pecho, los pulmones y tantos y tantos otros que formáis este cuerpo.
Gracias, compañeros, estamos haciendo Historia.

Estamos aquí, esta noche, para decir que estamos preparando la noche perfecta.
Que vamos a ponernos la piel de las grandes ocasiones,
que paso a paso nos acercamos a la victoria, a coger la mano de la fraternidad bajo las sábanas.
¡El cuerpo
unido
jamás será vencido!

Ya queda menos para que podamos cambiar la situación,
estamos un paso más cerca pero aún nos queda lo más complicado. 

Le digo a nuestra compañera la lengua que claro que sí, claro que volveremos a surcar las avenidas de su cuello,
le digo a los ojos que estamos en el camino correcto y que volveremos a bañarnos en su espalda.
Nos dijeron que no era posible.
Que dejáramos de soñar con atravesar los mares violentos de su pelo,
que éramos unos perroflautas del amor,
pero escuchamos a oscuras su risa y la seguimos sin dudarlo,
palpando los días y las calles.

Juntamos la voluntad de cambio con las nubes del hambre y la tuvimos en nuestros brazos,
como se tiene fiebre o se tiene la tristeza.

¡¡ Si se puede!!
¡¡ Si se puede!!
¡¡ Si se puede!!



A todos vosotros os digo,
compañeros, compañeras,
que esta noche es noche histórica porque hoy,
ella,
ha creído en nosotros.

Y aquí estamos para recoger esta confianza y decir que:
“mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas por donde pase la pareja libre para construir una relación mejor"

Muchas gracias compañeros.
La victoria es nuestra,

¡El cuerpo,
unido


jamás será vencido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario