jueves, 18 de mayo de 2017

Diacciónario poético: Z


 
de zoo

Volver al nido húmedo de la tierra
gorrión apabullado de ser hombre,
demasiada chaqueta, oscuras las alas.

Tirar de nuevo los dados del ser y descubrir una playa distinta
los pedazos de este humano torpe naufragados,
expoliado su tesoro de juguete,
reconocer los pedazos nuevos,
ser eternidad en el paso del elefante,
memoria como ovillo sin un dios con tijeras.

O voltereta de serpiente en ríos y prados,

ser el relámpago dual de su lengua.

Ser topo y no sentir la ansiedad de hombre ahogado al buscar en la noche eterna bajo la tierra,
disfrutar la ceguera y el olfato con la sacudida de las tormentas.

Ser vertical,
rezar al dios sol con las ramas y buscarlo,
escalar el azul para que me saque del frío y me alimente.

Que el viento me ponga a bailar en el abrazo del otoño,
desnudarme y aguantar la respiración hasta el horizonte dúctil del verano.

Qué misterio,
qué perfil seré en mi aventura de volver a ser,
invocar las canicas de los niños y ser caballo, llevar en los ojos el brillo siempre de la infancia.


miércoles, 17 de mayo de 2017

Diacciónario poético: Y


 
de yesca

huir de este descampado de días estáticos,
repetidos
y dejarme abrir por el fuego,
la esperanza asomándote por la boca.

Abandonaré el agua, la savia que me mantiene apuntalado en el presente para huir a lomos de tu incertidumbre,

tu alimento

compartir el viaje a la nada.

martes, 16 de mayo de 2017

Diacciónario poético: X

 
de xilófono

pasos convexos en tu espalda,
cordillera suave por el sol de canarias.

Sonido rebotado en la ceguera de tu cuerpo,
madera húmeda,
cresta del tiempo acumulado.

No tienes columna vertebral sino
columna vegetal,
flexible  
hambre de agua y noche,
abecedario derramado desde tu cuello como canicas de arena.

viernes, 12 de mayo de 2017

Diacciónario poético: W

 
de Walden

 
Búfalo corriendo delante del espejo,
huyendo del olor a ceniza de los ojos sin viaje.

Búfalo cuerpo sin horarios, las mismas coordenadas que la ropa en el suelo de la tormenta.

Búfalo porque las crías humanas nacen con marcas para recortar el muñeco,
dejar fuera lo sucio,
el llanto de horizontes y barro.

Y será Walden donde aupar la ruina,
la propia y la del bosque seco,
hacer un agujero en el ruido
huir de la ciudad como quien siente al monstruo al otro lado de la puerta,
sentirse monstruo reflejado en los edificios de humo y soledad,
materias primas humanas que se transportan a los centros de procesado.

Walden,
el lugar necesario donde construir la palabra nacida del géiser del pecho.
 

jueves, 11 de mayo de 2017

Diacciónario poético: V

 
de vamos

 
allí,
donde la voluntad secreta de los zapatos se descalza,  
donde descansan las cometas huidas de las manos de niños aburridos.
 
Quiero habitar el viaje de mi cuerpo, el que se alimenta de días y noches, días y noches, estaciones, calores y geografías. No tan solo papel de calendario.

Quiero huir de la empalizada,
este arreglo de castores cobardes,
madera ajustada al hilo de agua de la garganta,

el suspiro interminable de ser valiente a medias.


 

miércoles, 10 de mayo de 2017

Diacciónario poético: U

 
de umbral

 
meta odiada e inevitable,
pelo de plata,
salpicón de océano seco 
veneno en la cabeza. 

Pasar,
ser empujado por el umbral sin que nadie te vea,
y diluirte en los recuerdos compartidos.

Allí cada sombra de tu cuerpo será fuerte
en el ahora de los otros.



 
 

martes, 9 de mayo de 2017

Diacciónario poético: T

 
de trabajo
 
(varias cuartetas en arte menor, para el proyecto versolab)

donde plantas las macetas
sin vida dentro
lo yermo de las recetas
donde no corre el viento.

---

Sumar madera-trabajo
para barcaza imposible
naufragio salario bajo
inútiles como imperdibles.

---

Monedas en un táper
es tu ejemplo de rutina,
no hay quien escape
sin TNT en la oficina.

---

Un pez no necesita fichar
pero cae delante la miga
no alimenta el mirar:
ya es tarde: el humano lo iza.